Vol.1 Nro. 53 (2021) enero - marzo págs.[206 - 208] http://atenas.umcc.cu

Sobre el texto: "Tres Personalidades de las Ciencias de Santiago de Cuba: vivencias y reflexiones"

Reseña

Villalón, G. y Savigne, R. (2020). Tres Personalidades de las Ciencias de Santiago de Cuba: vivencias y reflexiones. Santiago de Cuba: Ediciones Cátedra 2020, Centro Cultural Africano Fernando Ortiz


Edgar Borot Peraza1

edgar.borot@umcc.cu


El libro Tres Personalidades de las Ciencias de Santiago de Cuba: vivencias y reflexiones, de los autores Giovanni L. Villalón García y Rosaida Savigne Sánchez, editado por Ediciones Cátedra 2020, nos lleva a entender que se puede ser profeta en su propia tierra, aun cuando dos de los reconocidos en la obra no hayan nacido en la oriental provincia Santiago de Cuba. Una de las protagonistas, la Dr. C. Eloina Miyares Bermúdez, lamentablemente no nos acompaña desde hace un lustro, pero sigue develándose en cada resultado que alcanzan los investigadores y centro que fundó.

La magnífica obra hace un recorrido por la hoja de vida de tres ilustres científicos cubanos, que han desarrollado su vida pedagógica, académica e investigativa desde la parte oriental del país, eliminando aquellos dogmas que profetizan que, si no es en la capital, la ciencia constituida no sale a la luz pública. En el ¨Prólogo¨ del libro, se hace la afirmación y cito: Magisterio no sólo realizado en las aulas, sino en el acto de haber derramado conocimiento cotidiano, dedicado a la formación integral de alumnos (…), que resalta la fecunda vida de estos tres investigadores.

La doctora Olga Portuondo Zúñiga, Historiadora de la Ciudad, el Dr. Cs. Homero Calixto Fuentes González, fundador de la Cátedra Manuel F. Gran de la Universidad de Oriente y la doctora Eloína Miyares Bermúdez, fundadora junto a su inseparable compañero en la vida y la investigación Vitelio Ruiz Hernández del Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, son botones de muestra de un empeño mayor: resaltar la vida de los que con su actividad científica, pedagógica y académica han contribuido a que el método científico de pensamiento sea un componente esencial en el actuar del profesional cubano.

El libro se estructura en una suerte de entrevista-confesión, donde con preguntas bien organizadas, los entrevistados cuentan hitos importantes de sus vidas y de sus centros de trabajo, que ellos sienten como su pequeña patria necesitada de ser defendida a toda costa. Revelan incomprensiones, trabas impuestas por el tiempo o el actuar de funcionarios, pero por encima de todo, el amor que le imprimieron e imprimen al acto de educar desde el ejemplo como investigador(a).

En un divino dialogar entre ciencia y conciencia, sus conversaciones hacen correr la cortina del tiempo y se presentan como lo que son y fueron: cubanos completos. Ubicar a la historia patria y local y con ella parte de sus creencias, repensar la didáctica de/en la educación superior y estudiar la variante cubana de la lengua española, hoy constituyen soportes en los que se asienta parte de la cultura cubana.

Al final de cada entrevista, los autores nos presentan una visión contemporánea del entrevistado desde la voz de compañeros de trabajo y de otras personalidades académicas y científicas y como cierre magistral, imágenes que permiten ratificar el cariño y reconocimiento con que cuentan y contaron a lo largo de su vida profesional.

En estos excelsos profesionales resalta algo común: buscaron aquellas ausencias epistémicas en sus respectivos campos para fecundar un camino que hoy se convierte en fuente y caudal para muchos. Sus propósitos persiguieron poner en el centro del saber universitario y popular aspectos novedosos de la historia, pedagogía y distinciones fonéticas del cubano, saberes todos que nos afirman la singularidad y autenticidad del pensamiento pedagógico y científico cubano, en el universal campo de las ciencias sociales.

En ellos se ve la hermosa relación dialéctica entre el afán de trabajar en la lógica del pensar y el actuar consecuente en cada momento de su carrera. Aunque en algunos espacios de vida hayan sido signados como desafiantes o irreverentes, sus continuas persistencias investigativas demostraron y demuestran cuánto vale el empeñarse por una noble causa, que en los tres ha resultado ser fecundar un futuro mejor desde el conocimiento.

Por razones personales y profesionales, tuve la enorme dicha de compartir encuentros de trabajo con dos de los investigadores que hoy se presentan, la Dr. C. Eloina Miyares Bermúdez y el Dr. Cs. Homero Calixto Fuentes González. De ellos aprendí que el pensar y actuar consecuente deben ser brújula y sostén de la existencia humana y que alcanzar una titulación científica no debe ser un medio de vida, sino un modo de vida plena y dedicada a lo que el Apóstol marcó: contribuir a la educación de los demás.

Sirvan estas letras para provocar el deleite que estimuló en mí este libro, escrito con el ánimo de ubicar a la ciencia en lengua popular, en un estilo hermoso y dinámico y con la robustez propia de quienes bien utilizan el ejercicio del hacer pensar y comunicar, de manera que nos contamine de la buena savia que brota de estas hojas de vida, tal como nos piden los autores del material.

1 Doctor en Ciencias Pedagógicas. Vicerrector de la Universidad de Matanzas, Cuba. Profesor Titular del Departamento Español-Literatura, Facultad de Idiomas. https://orcid.org/0000-0001-5553-3670